top of page
  • Foto del escritorRod

¿Cómo nació She Can Ride?

Actualizado: 16 jun 2020

Hello amix!

Siempre me ha gustado escribir, soy fan de las libretas y cada año me acabo una. Anoto cosas para desahogarme, para vaciar mi mente y acomodar ideas.


Escribo mis metas, qué cosas quiero en la vida, cómo y cuándo las quiero, agradezco lo que tengo, anoto lo que me hace feliz para recordarlo luego y proyecto buenas cosas para mi y las personas que amo. Peeero, nunca había publicado algo en un blog, lo más cercano son los copys de mis posts en Instagram - @Clo.Biker.



Así que, bienvenidas a SHE CAN RIDE, les contaré cómo empezó a maquinarse en mi cabeza esto de querer romper estereotipos, cambiar paradigmas y motivar a que las personas quieran vivir más. A las que les guste, o se sientan identificadas, aquí las estaré viendo para contarles experiencias y tips de mis viajes cortos, largos y banqueteros en moto, por un lado. Y por otro, colaboraciones con mujeres expertas en temas que creo importantes sepamos las mujeres poderosas.

He vivido tantas experiencias increíbles que me hacen decir “esto parece irreal, ¡pero si es cierto!” una gran cantidad de veces.

Quisiera en todas las ocasiones, que personas a las que amo lo estuvieran presenciando conmigo sólo por el hecho de compartir con ellos esa felicidad, pero lo que me queda es desearlo, no lo sentirán hasta que lo hagan, porque ni las fotos por más bonitas que se vean, transmiten el vivir esos momentos. Para mi son mágicos y llenos de una energía muy fuerte.



Amo viajar de cualquier modo, pero viajar en moto me ha hecho meterle velocidad a los lugares que quiero recorrer, ¡es tan barato! (quiero contarles más de esto, pero mejor hago otro post más completish, les encantará).

Back to Basics


Estuve trabajando en una consultora de comunicación política por 4 años, viajé musho, viví en varios estados por meses y conocí personas muy especiales en ese lapso. Recuerdo con mucho cariño a Gema y Amparo, una pareja de mujeres gay que admiro mucho por dejarse fluir dentro de una sociedad tradicionalista, ellas viven en Acaponeta, Nayarit. Ahí las conocí, en una campaña electoral que me tocó llevar. Para no hacerles el cuento largo, mi oficina estaba en su casa, comía con ellas casi diario (recuerdo a Gema llamarme “ya vente a comer, al rato sigues trabajando” hasta que ya iba) y chismeábamos en la comida un rato. Nos hicimos comadres después de un mes y medio de chal en las tardes. Ellas fueron las primeras que me dijeron algo que tomé como cumplido bellísimo, “nos inspiras a querer viajar a lugares nuevos, a no tomar todo tan en serio y aprovechar el tiempo”, me admiraron por algo que me nace. La pasión por viajar y ganas de disfrutar todo lo que hago, de vivir, de experimentar. Me sentí halagada y feliz por todas nosotras.



Al otro día de las elecciones, se hizo una fiesta en la tarde, con todos los integrantes del equipo de campaña, desde el que manejaba el coche con perifoneo, hasta la familia de la candidata, asesores, etc. Para entonces ya había hecho otros dos amigos ¡que quiero y extraño mucho también! Adán “El Joven” y “Chino”, dos sinaloenses trabajando en Nayarit así como yo lo estaba. Nos íbamos en las tardes a comer, a chelear a los botaneros (¡me encantan!), nos reíamos de muchas babosadas y yo escuchaba sus historias, muy buenas historias de vida. Adán tiene un don para contarlas, me sentía como niña en una fogata nocturna escuchándolo. Platicábamos de política, de la vida, chismeábamos muy agusto con unos “botes” (así le dicen ellos a las cervezas en lata). Al final, a veces yo los llevaba a su casa y viceversa.




En ésa última fiesta, a las 11 pm aprox. después de socializar con botes en mano, Adán nos dijo a Amparo y a mi con acento norteño “oye, flaca, y ¿si nos vamos a Novilleros?” Novilleros es la playa más cercana de Acaponeta (Mpo. de Tecuala, 30 min aprox). Claro que no me dijeron dos veces, y ya íbamos a convencer a Gema de que fuéramos, porque Amparo estaba más que puesta, decía que Gema no querría, por lo tarde principalmente y porque ya la conocía. Pues dijo que sí XD “porque hay que vivir y hacer cosas nuevas” (pff, yo emocionada y contenta de que ella respondiera así. Y Amparo sorprendida por lo mismo)


Nos fuimos los cuatro a la playa de madrugada, regresamos como a las 5 am de ahí. Amanecimos en el coche dormidos en frente del depa donde yo me quedaba, jajaja, todos fritos, pero estuvo divertido y vimos la puesta de luna mientras yo jugaba con la arena dibujando tripas de gato enormes.


Se preguntarán porque les cuento esto.

Gema, Adán y Chino son generación Baby Boomer (por si no saben el dato son las personas que hoy tienen aprox. 50- 55años). Normalmente son más tradicionalistas, entre otras características positivas, pero el punto es que hicimos cosas nuevas, bien o mal vistas por “la sociedad”, cero tradicionales como irnos de madrugada a chelear en la playa, 3 Baby Boomer, 1 Generación X y una Millenial de 24 años. Creo que no es tan fácil que convivan en ese ambiente las 3 generaciones y se la pasen increíble.

Ellas me comentaban que de algún modo esa mujer abusada de 24 años les inspiraba “ganas de explorar cosas diferentes”.

De aquí me nació oficialmente la idea de querer motivar a personas y transformar la mentalidad de quedarse en la zona de confort para mirar más allá, porque hay mucho mundo como para quedarnos en el mismo lugar.

This is SHE CAN RIDE

De esto se trata este movimiento, de romper estereotipos y con eso transformar la mentalidad a una más abierta, menos complicada, más fluida, con menos prejuicios. Con el fin de sentirnos más libres, más felices y relajadas. Que no detengamos nuestras acciones por el qué dirán.




"SHE CAN RIDE, no sólo es para chicas en moto, es para toda mujer que quiera acompañarme a sentirse auténtica, libre & poderosa."



Lo inclino a mujeres motociclistas porque viajar en moto es una pasión que me ha cambiado la vida, es una actividad que "normalmente" no hacen las mujeres, conlleva riesgo, aventura, salir de tu zona de confort, convivir y hacer equipo entre hombres y mujeres, conocer gente nueva, encontrar diario retos y aprender de ellos, a ser ágil, a ser precavida, a caerte y levantarte, a ser más segura, a viajar más seguido gastando menos.

Pff, muchas cosas que quisiera todas pudieran descubrir y vivir lo más pronto posible en sus vidas.

Con #SHECANRIDE, pretendo que más gente no sólo escuche o vea fotos en Instagram de lugares a los que quisiera ir, sino que los visiten. Que no sólo se imaginen que quieren hacer algo, sino que lo hagan.

Que todos, principalmente mujeres, se atrevan a hacer actividades extremas, porque la sensación cuando corre adrenalina en tu cuerpo te cambia la vida, te sientes más enérgica, más feliz y te deja queriendo más. Quiero impulsar esto porque heredamos de la sociedad temas como “la mujer es frágil y no hace cosas atrevidas” , “la mujer debe ser una damita callada, bien portada” y no es cierto, no está escrito en ninguna piedra, yo no lo firmé al nacer al menos. Empecemos por cambiar nuestras acciones y lo que decimos, porque sin quererlo, estamos envueltos en ese cuento efecto boomerang que circula a voces y afecta a muchas.

Seamos apoyo, ejemplo y motivante para que más mujeres se unan al “¡Yo me atreví y me encanta!”, porque If she dare herself, she can ride.



Síguenos en Facebook & Instagram

Únete al Grupo de Facebook dando clic aquí. Compra tu First Kit e identifícate como una de nosotras.

317 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page